Volver al trabajo y no caer en una depresión Postvacacional

Optimismo

Pues SÌ, es posible. Evita el Síndrome Postvacacional. En primer lugar, lo último que hay que pensar, es en lo que falta para las próximas vacaciones, esto no ayuda nada. El síndrome Postvacacional, se padece cuando fracasa el periodo de adaptación del trabajador, tras un largo periodo de ocio o vacaciones y se enfrenta de nuevo, con su rutina laboral. Este periodo de adaptación, puede durar en algunos casos hasta 2 semanas. Los síntomas se manifiestan, en la falta de motivación y de energía, falta de concentración, nerviosismo, llegando en algunos casos, a la perdida de sueño.

Es difícil dejar atrás, los días de playa, excursiones de montaña, actividades lúdicas, trasnochar con los amigos y las apetecibles siestas tan placenteras. Pero dejar de lado todo esto, no significa el final del mundo, ni tengamos que pensar, en que vamos a entrar en una prisión.

Una actitud positiva y asimilar pronto el final de las vacaciones, es esencial para incorporarse a la vida laboral de forma saludable y no padecer el síndrome postvacacional. Para ello, es necesario olvidar pronto los días de ocio vividos del pasado y aprovechar los ratos libres que tenemos en el presente, lo que se dice, vivir el día a día, ocupando en todo lo posible, nuestra mente, con pensamientos futuros que nos satisfagan.

Es necesario, adaptarse a la nueva rutina, intercalando espacios de tiempo de ocio, al terminar la jornada laboral. Realizando actividades deportivas, viendo películas o series de televisión, saliendo con los amigos, o paseando. Realizando cualquier actividad, de las que se realizaban durante las vacaciones. Porque el tiempo de vacaciones se ha quedado atrás, pero el de nuestro ocio, no.

Pensar en corto plazo, es muy importante. No pienses en las vacaciones del próximo año, piensa en el próximo fin de semana o próximo puente, de esta forma, la sensación placentera te llega mucho antes y si consigues planificarte bien, esta sensación, no se te perderá. De esta forma es posible sentirte estar de vacaciones todo el año.

Unos hábitos saludables, son importantes, un desayuno tranquilo, antes de entrar al trabajo, una buena caminata, escuchar la radio o leer el periódico, también te ayudarán a pensar que ir al trabajo puede ser también placentero.

Dentro de lo posible, es preferible repartir durante el año, el periodo de vacaciones, en etapas de una semana o de quince días. El concentrar todas las vacacione de una sola vez, te creará un hábito, que será más complicado de cambiarlo.

Para no caer en la melancolía, los primeros días de vuelta al trabajo, es preferible trabajar intensamente y hacerlo desde el día siguiente, al finalizar las vacaciones. No es aconsejable, dejar un día de descanso, antes de comenzar a trabajar. De esta forma, tendrás menos tiempo de pensar, en los buenos ratos pasados.

Todo está en nuestra mente, por ello no podemos pensar, que la vuelta al trabajo es un incordio. Un pensamiento positivo, es muy necesario, pensando que volvemos con las pilas cargadas y descansados. De esta forma, las vacaciones nos habrán confortado y habrán realizado su función.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.